lunes, 13 de diciembre de 2010

El Delta del Okavango


Todos sabemos que los ríos desembocan en el mar pero... ¿qué pasaría si un río fuera a morir a las arenas de un desierto? Esta maravilla de la naturaleza existe y se llama Delta del Okavango.
  
Las aguas del largo río Okavango vienen desde Angola y recorren un largo camino de casi mil Km para terminar entre las dunas del desierto del Kalahari donde se abren en canales hasta formar un gran abanico. La mejor manera de conocer la magnitud del delta es desde el aire, así que os recomiendo ir hasta Maun que es la ciudad en la que está el aeropuerto donde podréis coger una avioneta.

 


Desde el aire el paisaje es espectacular y a parte de ver los canales y la vegetación, se pueden observar manadas de animales, es increible!!!

Delta del Okavango desde el aire

Manadas de animales

Tras hacer el sobrevuelo, fuimos en camioneta hasta el río para ir navegando por los canales del delta hasta llegar a una de sus islas donde haríamos la acampada libre. Recorrimos los canales en mokoro que es la canoa de madera que utilizan sus habitantes para desplazarse. En cada canoa cabíamos dos personas más el poler, que es quien la conduce con un palo largo que va clavando en el fondo del canal.

Recorrido en mokoro por el Delta del Okavango

El trayecto en mokoro es mágico ya que solo se respira tranquilidad y el único sonido es el del agua por el paso de la canoa.  Pudimos ver tranquilas y tranparentes aguas llenas de nenúfares, papiros,... y lo más emocionante fue ver a los primeros animales, un grupo de hipopótamos al que no nos pudimos acercar mucho ya que este animal es considerado como uno de los más peligrosos de África.


Hipopótamos en el Delta del Okavango

Una vez en la isla, acampamos con las precauciones que nos dieron los nativos de no caminar más allá de una zona que nos señalaron ya que cualquier animal nos podría sorprender. Los safaris caminando que hicimos allí fueron maravillosos ya que los espectaculares paisajes eran el marco ideal para que de repente aparecieran delante de mis ojos girafas andando pausadamente, grupos de cebras pastando justo a pocos metros de mi, ñus, elefantes, aves,... La vegetación escondía vida animal por todos sitios, solo había que pararse a mirar... 


En las aguas del río Okavango es posible bañarse siempre que sea en las zonas que los guías indican como seguras. Yo no me bañé ya que sabía que en estas aguas hay unos parásitos, los coccidios, que pueden producir una enfermedad intestinal y no quería que me esto me arruinara el viaje  : )

Aguas del Delta del Okavango

Algo imprescindible y que no os debéis perder si viajáis al Okavango es ver una de sus puestas de sol,  no he visto en ningún sitio unos colores tan intensos y puros como los de África! Aquí os dejo este regalo para la vista...

Atardecer en el Delta del Okavango

A los amantes de la naturaleza les animo a que si pueden, vayan a ver este lugar tan especial, un capricho de la naturaleza que se extiende por 15.000Km cuadrados llenos de vida animal y vegetal.

Delta del Okavango desde el espacio

No hay comentarios:

Publicar un comentario